Esta Semana Santa ha sido diferente. Decidimos apostar por surfear en la costa vasca francesa y, de paso, conocerla; una zona altamente recomendada para apasionados de los deportes de agua. Sus playas y ambiente surfero, te re-enamora con este deporte sin duda. ¡Uno de nuestros destinos preferidos!

La costa vasca francesa es la zona que arranca en Francia desde Hondarribbia y que sube hasta biarritz. Esta zona es conocidísima por los amantes de las olas. Y qué si te planeas un fin de semana largo ahí? Te lo recomendamos sin duda!

Aquí os dejamos nuestra ruta, apta para quienes quieran surfear en la costa vasca francesa, para quienes quieran conocer pueblos con encanto, disfrutar de una riquísima gastronomía y conducir por la campiña francesa:

  • Hendaya: nuestra mejor sorpresa nos esperaba al principio de nuestra ruta. Hendaya es un pueblo discreto que da inicio a la costa vasca. Su playa kilométrica alberga olas comodísimas para aprender surf /bodyboard y probar nuevos movimientos. Con un espacio entre olas comodísimo para remar mar adentro, Hendaya está repleta de surfers y camionetas. Además, su ubicación cerca de Hondarribia te permitirá probar los mejores pinchos vascos de la zona.
  • Saint-Jean-de-Luz: bonito pueblo con clase y elegancia que desemboca en el mar. Con una enorme oferta gastronómica, recomendamos comer o cenar en sus calles, con coquetas terrazas. Para llegar aquí desde Hendaye, merece la pena circular por la carretera de costa, así evitas peajes y te acompañarán paisajes increíbles con acantilados verdes y pueblos blancos a tu alrededor.
  • Getaria: pueblecito encantador, sientes que estás dentro de una postal.
  • Biarritz: la ciudad más grande de la zona es también la más poblada. Imposible encontrar una calle vacía en esta población inundada por la pasión por el surf y las compras. Tuvimos la suerte de coincidir con el campeonato de surf europeo lo que alza a Biarritz como la capital europea de este deporte. Visita obligada. Surfear en la costa vasca francesa significa surfear en Biarritz!
  • Bayonne: el pueblo cultural de la zona es patrimonio de la Unesco por la autenticidad de sus calles y construcciones. Nuestra visita a este pueblecito de interior valió la pena. Es pintoresco, alegre, curioso, lleno de vida, interesantes tiendas de artistas independientes y con una deliciosa oferta gastronómica. Si tienes la fortuna de encontrar una terraza al lado del río, respirarás tranquilidad en un lugar agitado, ¡toda una experiencia!

Por supuesto, nos hubiera encantado explorar más la zona pero el tiempo nos impidió ir a más. Repetiremos; porque los pueblos son bonitos, la comida es estupenda y las olas casi perfectas. Echad un vistazo a nuestros mejores momentos practicando bodyboard en la playa de Hendaya.

Volveremos a surfear en la costa vasca francesa, seguro!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.